Etiquetas


foto: BS

foto: BS

Nos sentamos a la mesa. Solo somos dos. Vamos a compartir una cena entre amigos que se conocen hace más de cuarenta años. Una cosa lleva a la otra y de a poco la mesa se va llenando de emociones y recuerdos. Se amontonan junto al pan, llenan las copas y los platos. Cada vez hay más gente en esta mesa. Es sorprendente ver cuántos caben. Se sientan unos sobre otros y sus voces se superponen sin que a nadie le importe, porque cada quien tiene sus cosas que decir. Siguen llegando. Los hay de todas las edades. Algunos se detestan pero en realidad nada les incomoda. Están a gusto, se nota.

Así es el pasado, siempre nuevo. Siempre aquí… Deseamos renunciar acaso a todo lo que nos hizo infeliz?

Anuncios